La Verdad Acerca de la Viruela del Mono

Los casos de viruela del mono están aumentando en los EE. UU., lo que genera miedo y confusión sobre la forma en que se propaga el virus, quién está en riesgo y dónde buscar tratamiento.

“Después de vivir una pandemia que alteró la vida durante los últimos años, es comprensible que las personas estén nerviosas por las enfermedades infecciosas poco comunes que aparecen en la comunidad”, comentó el Dr. Michael Ben-Aderet, director asociado de Epidemiología del Hospital en Cedars-Sinai.

Sin embargo, a diferencia del COVID-19, el virus de la viruela del simio no es nuevo. Los científicos lo han estudiado durante décadas. La viruela del mono también tiene muchas menos probabilidades que el COVID-19 de causar una enfermedad grave o la muerte, aunque las lesiones características pueden ser dolorosas y las dos o tres semanas de aislamiento requeridas son perjudiciales para los pacientes.

“Es importante prestar atención a las guías de salud pública y lo que realmente se está presentando durante este brote”, dijo Ben-Aderet, especialista en enfermedades infecciosas en la primera línea de COVID-19 y la viruela del mono. “Hay muchos rumores, verdades a medias e ideas equivocadas, por lo que es importante que las personas conozcan los hechos y cómo protegerse”.

Ben-Aderet se reunió con el Newsroom de Cedars-Sinai para definir algunos de los mitos de la viruela del simio:

MITO #1: Puedo contraer la viruela del simio en los asientos de los baños públicos o al probarme ropa en las tiendas.

Estudios científicos han demostrado que el virus de la viruela símica puede permanecer en las superficies y esto podría haber sido una fuente de transmisión en brotes anteriores. Pero en su mayor parte, la viruela del simio no se ha propagado de esta manera en este momento y no en un entorno público.

“La realidad es que con el brote actual, casi el 100 % de los casos provienen del contacto sostenido de piel con piel con alguien que tiene lesiones de viruela del simio”, dijo Ben-Aderet. “No hay datos en este momento que muestren que cualquier otra vía de transmisión sea una preocupación para el público en general”.

Contraer el virus del asiento del inodoro o la ropa de cama es un problema solo para quienes están en contacto cercano y constante con alguien que está activamente infectado, como un miembro del hogar, dijo Ben-Aderet.

MITO #2: Con el regreso a la escuela, los niños corren un alto riesgo de contraer la viruela del mono.

Durante el brote actual, ha habido pocos casos pediátricos de viruela del simio y ningún informe sobre la propagación del virus entre niños, dijo Ben-Aderet. Por el momento, el riesgo para los niños sigue siendo bajo.

En teoría, esto podría cambiar si un número significativo de niños contrae el virus.

“El temor es que la viruela del simio se propague entre los niños en entornos cerrados como gimnasios, instalaciones deportivas para jóvenes o guarderías”, dijo Ben-Aderet. “En este momento, en este brote no lo hemos visto”.

MITO #3: Solo los hombres homosexuales pueden contraer la viruela del mono.

La gran mayoría de los casos en el brote actual han ocurrido entre hombres homosexuales, pero eso se debe a que el virus se propaga a través del contacto íntimo y prolongado de piel con piel, y los hombres homosexuales tienden a tener un contacto físico cercano con otros hombres homosexuales.

“Hemos visto viruela del simio en todo tipo de poblaciones en el pasado. El hecho de que lo estemos viendo en una comunidad en particular ahora no significa que se quedará allí”, dijo Ben-Aderet. “Todos los demás son igual de susceptibles”.

MITO #4: La viruela del mono es una infección de transmisión sexual (ITS).

La actividad sexual puede propagar el virus, pero no es la única vía de transmisión. La viruela del mono se puede propagar a través de cualquier tipo de contacto prolongado, incluso entre niños o animales, a diferencia de la sífilis y otras ITS, que se propagan principalmente a través del sexo.

“Aunque la viruela del simio actúa como una ITS, no lo es”, dijo Ben-Aderet. “Los condones y otras formas tradicionales de prevenir las ITS no evitarán que las personas se contagien del virus. Eso hace que sea aún más difícil de controlar”.

La mejor manera de detener la propagación de la viruela del simio es evitar el contacto cercano con alguien que tenga síntomas o con objetos que tengan rastros de los fluidos corporales de una persona infectada y mantener una buena higiene de manos con agua y jabón o desinfectante para manos.

La Organización Mundial de la Salud también recomienda que los hombres que tienen sexo con hombres deben limitar su número de parejas sexuales por el momento.

MITO #5: Si contraigo la viruela del simio, debo ir al departamento de emergencias de inmediato.

La mayoría de los casos de viruela del simio son leves y se resuelven solos sin ninguna intervención.

“La viruela del mono rara vez es una emergencia, y los departamentos de emergencia deben reservarse para las personas que experimentan condiciones que amenacen su vida”, explicó Ben-Aderet.

Cualquier persona que piense que podría tener viruela del simio debe comunicarse con su médico para realizar una prueba y un diagnóstico. Muchos centros de atención de urgencia también pueden diagnosticar la viruela del simio, pero es mejor llamar con anticipación antes de visitar el lugar.

Para las personas que experimentan síntomas graves de viruela del simio, como una erupción muy dolorosa, o aquellos con alto riesgo de desarrollar síntomas graves (incluidos los pacientes inmunocomprometidos), su médico de atención primaria o un profesional de atención de urgencias puede recetar un medicamento en investigación llamado tecovirimat. Debido a que esta terapia experimental no ha sido aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) para su uso en la viruela símica, los proveedores que recetan este medicamento deben completar una documentación especial que se enviará a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) y programar dos citas de seguimiento con el paciente.

MITO #6: La vacuna contra la viruela del simio es peligrosa para las personas con eczema.

La vacuna, que escasea y está disponible bajo una autorización de uso de emergencia de la FDA para prevenir la viruela del simio, existe desde hace años y ha pasado por muchas iteraciones. Las generaciones anteriores de la vacuna presentaban muchos efectos secundarios.

La vacuna que ahora se usa principalmente para prevenir la viruela del simio, a menudo llamada JYNNEOS, tiene menos probabilidades de causar efectos adversos, incluso en personas con eccema (dermatitis atópica). Ben-Aderet aconsejó que cualquier persona que tenga inquietudes acerca de la vacuna debe hablar con su médico.

A %d blogueros les gusta esto: