Estudio: Durante la Pandemia, Disminuyó el Control de la Presión Arterial

De acuerdo a un nuevo análisis dirigido por investigadores de Cedars-Sinai y llevado a cabo en tres grandes sistemas de salud, el control y manejo de la hipertensión empeoraron durante los primeros meses de la pandemia de COVID-19.

El estudio, publicado en la revista Hypertension, mostró que durante los primeros ocho meses de la pandemia, los pacientes con hipertensión midieron su presión arterial con menos frecuencia y, cuando lo hicieron, sus lecturas de presión arterial fueron menos saludables. Los hallazgos demuestran la importancia de garantizar el acceso continuo a la atención médica con telemedicina y control de la presión arterial en el hogar durante las emergencias.

“Tuvimos una oportunidad única de examinar el impacto de la pandemia en el control de la hipertensión entre un grupo grande y diverso de personas de tres ciudades importantes”, afirmó el Dr. Hiroshi Gotanda, PhD, profesor asistente de Medicina en Cedars-Sinai. “Nuestro análisis reveló patrones similares entre los participantes de tres regiones diferentes y una variedad de antecedentes raciales, étnicos y socioeconómicos”.

Cedars-Sinai en Los Ángeles dirigió a un grupo de investigadores incluyendo al Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York y Ochsner Health en Nueva Orleans quienes analizaron los registros de salud electrónicos de adultos hipertensos seguidos por estos tres sistemas de salud.

Para garantizar que los participantes hubieran recibido atención continua antes de la pandemia, los investigadores seleccionaron a personas cuyos registros de salud incluían al menos una visita de atención primaria con un diagnóstico de hipertensión entre agosto de 2018 y enero de 2019 y otra visita entre febrero de 2019 y enero de 2020. Los participantes debían tener al menos 18 años o más antes de que comenzara la pandemia a principios de 2020.

Los investigadores analizaron las mediciones de la presión arterial de los registros de salud de 137 593 participantes del estudio. Compararon datos previos a la pandemia (agosto de 2018 a enero de 2020) con datos recopilados a principios de la pandemia (abril de 2020 a noviembre de 2020) después de que se emitieran órdenes de quedarse en casa en California, Luisiana y Nueva York. Excluyeron un período de transición (febrero de 2020-marzo de 2020) después de que comenzara la pandemia pero antes de que entraran en vigencia las órdenes de quedarse en casa.

El análisis de los datos combinados encontró que el 77,8 % de los participantes tenían la presión arterial controlada antes de la pandemia: una lectura sistólica de menos de 140 mmHg sobre una lectura diastólica de menos de 90 mmHg. Durante la pandemia, la proporción de participantes con presión arterial controlada disminuyó 3,43 puntos porcentuales. Una tendencia hacia un mayor control que se había observado antes de que las órdenes de quedarse en casa entraran en vigor durante la pandemia.

Los investigadores observaron un incremento pequeño pero significativo en la presión arterial sistólica y diastólica, después de ajustar las características de los participantes y las fluctuaciones estacionales normales. La presión arterial sistólica aumentó en 1,79 mmHg y la presión arterial diastólica aumentó en 1,30 mmHg durante la pandemia en comparación con el período previo a la pandemia.

“Un pequeño aumento como ese a nivel de la población puede tener un efecto significativo, lo que a veces conduce a un aumento de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares”, comentó Gotanda.

La cantidad de mediciones de la presión arterial comenzó a disminuir durante el período de transición de la pandemia, cayendo sustancialmente al principio de la pandemia y luego aumentando gradualmente más adelante en 2020. Las interrupciones en el control de la presión arterial probablemente contribuyeron al empeoramiento del control de la presión arterial. Los autores también sospecharon que los efectos de la pandemia temprana, como la disminución de la actividad física, el sueño interrumpido, las dietas poco saludables, el aumento del estrés y el acceso limitado a la atención médica también podrían haber influido.

La revisión amplió hallazgos similares de investigaciones anteriores mediante el estudio de datos de un grupo diverso de participantes y el examen de información clínica detallada para controlar los problemas subyacentes que podrían afectar los resultados del estudio, como otras afecciones de salud crónicas que podrían afectar los resultados de la presión arterial.

“Es fundamental aumentar el acceso a la atención médica, potencialmente a través de la telemedicina y el control de la presión arterial en el hogar, para mitigar las interrupciones en la atención durante futuras emergencias a gran escala”, dijo la autora principal Dra. Teryl Nuckols, MSHS, directora de la División de Medicina Interna General en el Departamento de Medicina de Cedars-Sinai. “Queremos evitar agravar los efectos de los desastres generalizados creando crisis de salud pública adicionales”.

El estudio fue financiado en parte por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Institutos Nacionales de Salud.

A %d blogueros les gusta esto: